Archivos de diciembre de 2009

Publicado por Chiqui el 31 de diciembre de 2009

Descanso analógico

Que en 2010 sigamos escribiéndonos, leyéndonos, comentándonos, llorando, riendo y viviendo. ¡Feliz año a todos y nos vemos en los blogs…!  (también).

Fdo. Tormento & Chiqui.

Publicado por Chiqui el 29 de diciembre de 2009

Informativos Telecinco

No sé si la anunciada fusión lo remediará, que no creo, pero el «todo por la audiencia» de la cadena de Fuencarral es la máxima que se aplica a rajatabla en cada uno de sus realitites, concursos, talk-shows…

Y eso mismo se aplica en sus informativos. Para los editores de este informativo es igual de importante un asalto a una charcutería de un supermercado en un pueblo de Indonesia que la Cumbre de Copenhague. Eso a priori. Si ya se tiene imágenes de alguna cámara de seguridad del incidente indonesio y hay sangre (aunque sea seca) en el suelo, la noticia tiene todas las papeletas para ir en portada. Cómo diría mi amiga Sonia, cuanto más espectacularizante mejor.

Eso de recrearse en esas imágenes que repiten tres o cuatro veces a cámara lenta resaltando la acción, entrevistar a la vecina (que siempre va en bata y claro está le caía bien el psicópata en serie de turno) y mostrar la imagen fija durante muchos segundos de la puerta de entrada donde se ha cometido el suceso marcará una época, como ya hizo Valerio Lazarov en esta misma cadena con el zoom de la cámara acercándose y alejándose.

Y eso que sólo nos están dando lo que la mayoría de la gente quiere ver. La información ha muerto, viva el infoentretenimiento.

Comentarios (1) Archivado en Media
Publicado por Tormento el 27 de diciembre de 2009

AvatarSé que con esta crítica voy a perder mi aura de crítica de cine  gafapasta-malfollá, pero me debo a mi público pantojil con el que el que he hecho un voto de sinceridad.

Fuí a ver Avatar por obligación y con la peor de las expectativas: la promo es horrenda, como antiestéticos resultan los colorines fosforitos de los avatares de los carteles. De hecho los propios bichos no animan a quererles sino a asolarles.  Sólo  de verlos dan grima y ganas de correr en dirección  contraria. Si últimamente hemos visto promos infinitamente  mejores que las películas, en el caso de Avatar la suya está lejos de  hacerle justicia.

La historia está sobada y carece de originalidad, con su parte de alegato sobre la devastación colonizadora, con su parte Matrix. Incluso tiene sus trampillas, sus puertas de atrás, que le permite a Cameron convertir al prota de la silla de ruedas en un lider indígena forever and ever.

A pesar de ello, y gracias en parte a Sigourney en un papel que mezcla su «Gorilas en la Niebla» con la Ripley de «Alien» en formato rompedor ¡fuma!, no puedo negar un hecho cierto: la peli me entretuvo desde el primer minuto hasta el último, y todo lo que era fosforito se convirtió en una interesante experiencia visual que ha conseguido lo que ninguna película de este tipo antes: que vaya a verla otra vez en 3D. Ya sólo viéndola en 2D te das perfecta cuenta de que es, y en eso coincido con la promo, la cinta que establecerá los cánones futuros del 3D. No es la primera, pero nunca las primeras peliculas con un cambio técnico han sido ni las mejores de su género ni las de mejor calidad técnica ¿es que El cantor de Jazz es un gran musical?

Avatar es un excelente entretenimiento que aplica la técnica para mantenerte dos horas y media sin moverte en el asiento. Un ejemplo del género de acción-ciencia ficción que, sin ser Blade Runner, es un digno sucesor de Terminator.

Hala, para que luego digáis que sólo me gustan dos películas. .

Publicado por Tormento el 25 de diciembre de 2009

paranormal-activity1Resacón, tengoooooo… eso sí, de cavas seleccionados por manos expertas. Y es que la Nochebuena se desarrolló mejor de lo esperado, así que, de la alegría, me puse a darle a la frasca y así me encuentro, fané y con una contractura que me coge de la rabadilla al cuello mismamente.

Como asumo que la media de vosotros estaréis como yo -siempre que no hayais acabado la noche en rellerta, riña tumultuaria o con  el clásico psicodrama familiar-folclórico-pañó-, seré breve.

Paranormal activity es un bluf con un actor principal pa matarlo. Imagino que es leyenda de agencia de comunicación eso de que Spielberg la vió de noche en su casa y le dió tanto miedito que pidió que se llevarán la cinta al día siguiente, para no contaminar su casa de presencias malignas. Si el director de Poltergeist hizo/dijo esa gilipuertez es que está senil.

No vayáis a verla. Feliz resaca.

Publicado por Tormento el 24 de diciembre de 2009

Planet 51Como hoy nace el Niño Jesús, anteayer me pusieron en la tele Ratatouille (¡pero que película más buena!) y me he comprado un  bolso amarillo, el quincuagésimo, que-me-hacía-mucha-falta, estoy suave como un guante de cabritilla tirada al monte. No puedo ser mala.

Planet 51 es una monada, una pocholada, una cucada, una película en la que ser española es un detalle sin importancia. Que cumpla con todo el ritual de película de niño-adolescente que encuentra alien (aunque el alien sea el astronauta) no la desmerece, como no lo hace que el guión sea previsible: se han currado el diseño de las casas-ovni años cincuenta, está llena de pequeños guiños al género intergaláctico y, en general, te produce una ternurilla de andar por casa que «casi» sales dispuesta del cine a comprarte todo merchandising de la peli.

Muy pero que muy mono el robot, mezcla de Wall-e y R2D2, y, lo más, los perros locales: el monstruo de alien con correa y pis corrosivo. Nunca pensé que me reiría tanto viendo uno de los cabezones de Giger. Quiero uno ¡ya! que algunos ya se van mereciendo una buena meada clorhidrica.

Publicado por Chiqui el 23 de diciembre de 2009

Los minutos pasan y quedan menos de 24 horas. A nuestro salvador Jack Bauer se le acaba el tiempo y encima no le dan buenas noticias precisamente…

Muy felices fiestas a todos y disfrutad todo lo que podáis y os dejen. El hecho de seguir en contacto ya sea escribiendo, leyéndo y fundamentalmente conversando ya es un enorme motivo de celebración (por lo menos para mí). Muchos abrazos y besos para todos.

Por cierto, el vídeo es cortesía de los chicos de Rebel Virals.

Publicado por Tormento el 23 de diciembre de 2009

In the loopEstaba tan harta de ver cutre-cine que me recomendé a mi misma esta comedia británica, de humor inteligente sobre como los súbditos de su graciosa majestad mandaron a Mister Bean a aprobar la invasión de Iraq en el Consejo de Seguridad de la ONU (eso era lo que la crítica sesuda decía).

Empecé mal porque llegué con cinco minutos de retraso, cosa que, los que me seguís desde vuestras pantallicas caseras, me pone como una hidra de siete cabezas cuando lo hacen otros.

A pesar de mi falta de etiqueta, respeté la regla no escrita de esperar en el pasillo sin molestar hasta que encontré un sitio que no tuviera a nadie detrás (otra cosa que me fastidia, pero mucho: el que llega a un cine semivacío y se te pone delante con su cabezón infrahumano o su cardado sobrehumano).

Me siento, dispuesta a comprender esta sátira política de altura, cuando noto una incomodidad indefinida a la altura del lomillo, que aparece y desaparece, y que me sigue allí donde me coloque. Harta pensé que se me había colocado un cafre atrás y que, a base de estirarse, me estaba poniendo el pinrel en las costillas, así que empecé el momento codazo, hasta que me di cuenta, para mi horror, que no era un cafre sino un cerdo: me andaba metiendo mano (una, la otra no quise mirar donde andaba) entre los huecos de los sillones.

Tan desprevenida me pilló, que en lugar de montar un pitote y darle con el bolso, me cambié de sitio. A la salida se creo un agradable cineforum de Paquis y jubilautas, y cuando conté el sucedido, una de ellas salió de la sala en busca de su marido, quien entró como un miura dispuesto a partirle el alma al cerdo en cuestión. De hecho, mis Paquis salvadoras, me dijeron que la próxima vez monte el número sin rubor alguno, que seguro que era más entretenido que el coñazo de película que acababan de ver.

Por una vez, coincidí.

Publicado por Tormento el 22 de diciembre de 2009

Luna nuevaSi os parece que me sobro, os sugiero que leáis la crítica que, de este bodrio sin fronteras que es Luna Nueva, hace mi alma gemela en el borderío, Álvaro Pedraz.

Resulta difícil describir el aburrimiento-vergüenza-ajenil que da esta película: una se pregunta si la han visto entrar en el cine y espera atenta al final de los títulos de crédito, no porque quiera tragárselos en plan intenso-gafa-pasta, sino para evitar encontrarse con alguien conocido. Es que ya no tengo edad de ver  películas que ratifican que las adolescentes de ahora son tan ñoñas como mis compañeras de colegio de la época Cuéntame, aquellas que, carpeta con Los  Pecos en ristre, mandaban mensajitos a los chicos de los Maristas …..»si mi boca fuera plumaaaaa, y mi corazón tinnnteero, con la sangre de mis veeenas escribiribiria te quieeeero».

Pensaba que una generación que se tatúa hasta el colodrillo, que se perfora hasta el clítoris, estaría hablando de follamientos (o practicándolos)  y se habría dejado de los rollos de «uy, uff, creo que le gusto al Jonathan. Me ha besado en la mejilla y me ha llevado los libros hasta casa. Creo que le besaré dentro de un par de años si sigue cargando con ellos».

Lo dicho, un pestiño de colores no apta para personas con sentido del ridículo.

Publicado por Tormento el 21 de diciembre de 2009

2012Antes de que se fusionaran contranatura varias teles y mientras me pegaba con la tuerca revenida del perchero Odda, escuché en las noticias de La Sexta (¡hay que ver con lo que éstos y los de Telecinco rellenan las noticias!) que 2012 era la peor película de la década, junto con otras elegidas no sabemos muy bien con qué criterio, aunque bien pudiera ser que la distribuidora o la productora le haya pisado el callo a alquien de la susodicha cadena.

En cuanto a la calificación, discrepo: 2012 no es la peor película de la década, porque ha sido una década de mierda. Sí, es aburrida como ella sóla y absurda como Escenas de Matrimonio, pero anda que no hay películas tan malas o más. Es verdad que, a cualquier persona no entrenada en los boinas verdes para soportar sentado varias horas sin moverse, se le hace una condena a galeras las escenas en las que el prota huye de un suelo menguante, que son prácticamente todas. Tampoco mejora en los homenajes a la Aventura del Poseidón, ni en el previsible  happy ending,  un Waterworld en plan Love Boat.

Sinde, déjalo, de verdad chata, que defender esto como creación es como elevar a un caganer a la categoría de arte. Si con esto y Avatar pretenden levantar la industria, que se vayan buscando la vida como reposteros.

PD.- Padres con niños, abstenerse. Se tirarán encima de la señora de delante poseídos por el aburrimiento y el exceso de azúcar del Happy Meal.

Publicado por Tormento el 20 de diciembre de 2009

CineDespués del EBE me quedé un tanto desinflá: mis fans me consideraban una destroyer de campeonato y me echaban broncas-cool por pasarme tanto. Hago la media aritmética del momento bronca, porque si incluyo a mi Dani Seseña, quien no me ha perdonao aún lo de Penélope, no salgo muy bien parada. Eso sí, confesión ante el Penitenciario de la Catedral de la Almudena mediante, Dani me sigue leyendo las borderías aunque sólo sea para echarme la bronca consiguiente.

Así que, con la excusa de una mudanza que deja corta la del último capítulo de los Alcántara, y cantando YMCA, con mi bolsa de destonilladores y llaves allen a la cadera, he dedicado los fines de semana y los restos de una vida más que meneada (y no precisamente por Galli) al montaje de muebles y a encontrar unas bragas limpias en las cajas desparramás por mi caótico… jardín japonés, porque una se muda, trabaja como una jornalera de la frontera mexicana, pero con estilo.

A lo que íbamos, si es que íbamos a alguna parte. Desde aquí os digo que no tengo la sensación de ser mala gente o de pasarme ni medio metro. Seré una integrista del blanco y negro, y me pondré en modo religioso y abuela cebolleta con los tiempos pasados y tal, pero ¿no creéis que ya está bien? Esta década que nos abandona sin haberme dejado disfrutar de ella (los años se aceleran como el cochecito de niño que cae por las escaleras del Acorazado Potemkin) pasará a la historia como aquélla en la que hemos tenido sobreabundancia de todo, un todo de imitación, de los chinos, sin vocación de permanencia. Ha sido una década cocaínica: nos hemos colocado rapidito sin pensar en el mañana.

Y el cine con el que nos han castigado, salvo honrosas excepciones, no mejora la media: hemos tenido mucho, muy caro y muy malo. Que no se extrañen los de la industria cultural si nadie quiere comprar un DVD para conservar esos bodrios y tira de ADSL para ver un screener castañoso. Servidora que se los chupa en el cine da fe de que no mejoran mucho en pantalla grande.

Una vez llorada, os confesaré que tiempo he tenido de ver los estrenos más sonados, que como un mal estudiante, no mejoran la media de la década. Y como ya está muy visto, incluso en esta humilde bitácora, el meterse con la Navidad (¿es que ha llegado? Las zanjas no me dejan ver las luces..) pues esta semana hablaremos de cine.

 

    Prensa

    Radio

    Televisión

    Internacional

    Bitácoras

    Recursos